Francamente me cuesta trabajo mantenerme ecuánime frente a quienes se rinden, y me critico duramente el hecho mismo de cuestionarlos, pues además de lo obvio “No soy quien para meterme en la vida ajena.