Seguro han escuchado o leído esa historia donde un cliente le reclama a un técnico por el costo que le cobra por solo apretar un tornillo, y este se justifica por saber cuál tornillo apretar. Pues bueno de algo así trata este post, un consultor no es solamente bueno por responder o ayudar a responder un problema cual si sacara el conejo de su sombrero de experiencias y “la solución es esta”. Se reconoce en un buen asesor quien ayude a definir claramente cuál es el problema.

De un tiempo para acá y fruto del trabajo en casi todas las empresas y emprendedores con los que me he sentado en los últimos años, me he sostenido en un discurso al que le he venido afilando lápiz para ayudar y responder a la resistencia al cambio de las organizaciones versus la exigencia del mercado por la Transformación Digital, la Innovación y cualquier otro termino y campaña de moda.