Con el largo, afilado y “poco decente” cuchillo, se acerca el matarife al asustado animal y le asesta el golpe de gracia, el verdugo que no siempre es el dueño, pone punto final a esa historia y se pone en fila para el siguiente.