Puede ser un dolor de cabeza enseñarles a estudiantes que las presentaciones de negocio, difieren mucho de las académicas, pero puede ser un verdadero dolor de riñones (que es muy cabrón) enseñarles a los docentes que exijan presentaciones comerciales. No que abandonen los habituales factores que nos han hecho por años ganar la nota, sino que los alineen con la negociación, el mercado, la oferta de valor, entre otros. Tendrás que recorrer muchos infiernos de "Así lo hemos hecho por años", "La Universidad exige..", "El tiempo con los estudiantes…," , "