DrupalCon es el evento más importante del mundo para aprender Drupal y hacer nuevas conexiones con la comunidad. La mejor oportunidad para entrenarse y ganar maestría en Drupal que no se encuentra en ninguna otra parte; una inversión estratégica en talento Drupal y en relaciones directas con el mercado global.

Invitado por la comunidad de MasDiseño a dar una charla de turismo online al grupo de diseñadores que se reúne cada mes a compartir conocimientos en torno a diseño y medios digitales.

Recuerdo con afecto un diseñador web, (que fue mi  profesor de CSS) que le gustaba trabajar en un “butaco llanero”; era una caja de madera lisa sin curvas ni ergonomía alguna, en las que por razón; desconocida para muchos,  sus posaderas y espalda encontraban comodidad suficiente para tolerar las 9 horas de rutina diaria.

Una sensación parecida experimente hace algunos días al tener que elegir entre un grupo de hostales en Medellín que me darían cobijo por unos días de trabajo en la ciudad, y la sensación deriva del estado de sus sitios web.

Cada día son más comunes los reclamos de amigos y conocidos que una empresa “secuestro su sitio web”, y abrimos los ojos y nos escandalizamos, y claro, hay porque escandalizarse, más sin embargo, ¿qué tan consiente está el cliente del alcance de su propiedad en sus espacios online? Y, ¿qué tan responsables debemos ser las empresas de desarrollo web al respecto? ¿Quién es el dueño de las llaves?

“Todo ese cuento de posicionamiento web, redes sociales y pautar en Internet es pura #&#*%&@”

Oh de aquel día que me dijeron eso por primera vez resulto algo chocante, dictaba una conferencia a empresarios del turismo corporativo, y las dos horas previas al comentario estuvieron dedicadas al SEO, SEM, los contenidos, la reputación online, y casi la misma teoría que venimos hablando desde hace ya buenos años, y que día a día se le suman nuevos temas, casi todos enmarcados en el emarketing, el networking, el ecommerce, buenas practicas, negocios. Etc.

Aun recuerdo el día en que se creció el primer enano

Saben a que me refiero ¿no cierto? Era ese proyecto que supuestamente eran solo 10 productos y la información de la empresa, pero cuando montamos el sitio y enviaron la información eran los 10 productos, cada uno con 15 referencias, y cada referencia con fotos, textos y vídeos animados. Uno no solo se molesta, también el cliente cuando le dices que no publicaras todo eso. Y era de esperarse, las peleas vinieron con “que usted dijo”, “que yo no dije”. Etc. Resultado, el enano se crecio.

Y después se quejan de tanta competencia

En una desconferencia que di en el barcampmedellin 2012, hice un listado de “todas” las actividades en las que una empresa o alguien se puede dedicar en cuanto a lo que llamariamos “trabajar en o para la web”.

El compendio resultó en más de 30 trabajos diferentes, pero que de una u otra manera están conectados entre si, (al final del post están los listados).

Yo quiero que las páginas de la revista virtual pasen y se muevan como las de una revista de verdad.

Aprendes a cogerle odio a esa frase como cuando te dicen “quiero una intro en flash“… Miento, esa hace rato no me la dicen.

Hace 2 años me pidieron que dictara un curso de OJS (Open Journal System) una plataforma para revistas virtuales que tiene mucho reconocimiento en universidades de todo el mundo.

Para las empresas que trabajamos en creación de proyectos web a ratos hay momentos en que hay convertirse en un mago presdigitador y adivinador para poder ver más allá de los listados de requerimientos que llegan para que coticemos un proyecto web. Eso sin contar con el dolor de cabeza que sabemos que es para un cliente el crearlos, y ver como alguien se presenta a cotizar con cosas nada que ver o simples generalidades.

Pocas cosas son discutibles cuando la palabra queda por escrito y la acompaña una firma de parte y parte. En cualquiera de las posiciones que se encuentre usted, ya sea como cliente o contratista, tener una documentación y archivos de su proyecto web es fundamental para mantener un lineamiento y objetivo claro desde el comienzo.

Páginas