Es dificil no identificarse con Tom Hanks en La Terminal o con Tyler Durden en el club de la pelea, cuando se refieren a los repetidos momentos en las salas de abordaje, las filas en las zonas de requisa o los afanes para no perder el vuelo, de quienes tenemos como parte de nuestro trabajo viajar, y en mi caso viajar dictando charlas de innovación,  web y tecnología.

Inicialmente fue gracias a Microsoft que recorrí parte de Colombia, luego vino el ecommerce, Joomla, SEO, turismo online y otros discursos que han hecho que las millas crezcan. Y después de tanto tiempo por fin le abro un espacio al turismo dentro de lo que escribo, este es parte de esos post.

Un sencillo y continuo listado de esas notas e ideas que se me ocurren en esos viajes siempre muy cortos en los que llegas la noche anterior, tomas una cuantas fotos, te levantas temprano, dictas la conferencia, engañas el hambre con bocadillo y queso y terminas al final en el aeropuerto esperando el vuelo de regreso. (eso, si no te ponen todo el mismo día, depende de lo congrasiado de quien te contrata)

La actitud de siempre, todo terreno, de lavar y planchar, mochilero, lo que haya que hacer, ¡pero ojo que en casa me esperan!

  • Bacano, "conocer" corriendo por llegar al destino abrir bien los ojos para que en corto tiempo captar la mayor cantidad de datos e imágenes y ser capaz de hablar como si conocieras.
  • Curioso,  los aviones oxidados en muchos de nuestros aeropuertos, lo digo por mi gusto por la historia y los cuentos nostálgicos.
  • Lo que siempre olvido, tomarle una foto a los objetos decomisados en los aeropuertos, la gente, sus objetos y todos nuestros miedos, espatulas, cuchillos, tijeras, cortauñas, una vez vi una granada (realmente era un perfume).
  • La cámara que sueño, para tomarle fotos a esa luna esquiva, o a ese sol en poniente, a la niña de grandes rizos y sonrisa brillante que siempre juega con su perro (no importa donde vaya, siempre la veo)
  • La placa de honor que gustoso le daria a todos los que en el camino hicieron valer lo amables que somos los latinos.
  • Tomar bus siempre sera mejor que taxi, no tengo nada contra el gremio, pero hay varios experimentos en el proceso de coger un bus en un sitio desconocido, atreverme a preguntar, saber esperar, ver la gente de la zona, ser capaz de charlar, conocer la ruta, estar dispuesto perderme y ubicarme de nuevo.
  • Cuando compre Google Glasses será para cuando vengan con la formula para mi miopía, cuantas fotos tomaría solo guiñando el ojo.
  • Cuando expones, la gente prefiere ver su tierra, por lo que aprovechar el tiempo y tomar y poner fotos en los slides iniciales, a mí siempre me funciona para romper el hielo.
  • Siempre olvido un cuaderno de notas, mucha información en poco tiempo. Viva evernote... o en su defecto any.do o un email en borrador siempre sirven.
  • Mientras puedo, hostal siempre le ganara a un hotel, la razón no solo es el precio, es cultura abierta en el hall, en la cocina, en la sala y en los hostales no tiene precio.
  • La pregunta del millón: ¿por qué siempre me tocan a mí las duchas de precisión milimétrica?
  • A los bogotanos nos tildan de ingratos, que no se note Edwin, se amable, sonrie y sirvele a los demás.
  • No importa donde vaya. Deja huella en las mentes y los corazones, nunca en el suelo que recorres con la basura que dejes.
  • Una clave, hablar mucho es útil en la conferencia, el resto del viaje cierra el pico, haz buenas preguntas y siempre, siempre escucha.
  • Increíble como disfruto el silencio, no solo por mi continuo tinitus, más bien es por la sorpresa de lugares en el mundo donde el bullicio no es una constante.
  • Viajar es la manera como te das cuenta que lo que dicen de otros países nunca es completamente cierto.
  • ¡Carajo, cuándo aprenderé a cocinar!

(5-abril-2014)....

  • No importa cuanto ande una ciudad, ni la hora que llegue a la habitación, mientras haya esa maldita televisión, me dormire canaleando, y entre sueños lo apagare.
  • ...

Hacer un comentario