Señores hablo de desarrollo de territorios y espacios digitales...

Erase una vez.... ¿toda historia debería empezar con eso? Sabemos bien que no, al igual que no toda película urbana inicia con una toma aérea de la ciudad... de la misma forma que no toda página web debe tener muchos contenidos.

Y cuando digo muchos, me refiero a no más de los que el cliente pueda crear, invertir en crear también a su capacidad instalada para hacerlo.  Por lo que les contaré la primera de 3 historias de webmáster y sus clientes, en los que por hacer más, terminaron haciendo menos.

Está es la primera de ellas:

Bautista el optimista

Inicio

Bautista recibe en su oficina un prestante odontólogo cuyos consultorios se ubican en varias ciudades del país, el hombre acude con la intención de crear lo que imaginaba que debia ser su presencia online, a la fecha completamente ausente.

El doc armado de brochures y dibujos en papel esboza su idea de la estructura e interfaz deseada, explica colores, intros y animaciones.

El nudo

Bautista escucha atentamente y después de 40 minutos, demuestra su experiencia explicando cosas como que la interfaz imaginada no sería eficiente, que los contenidos eran insuficientes, y que el diseño no estaba listo para navegación en móviles, y que con esos textos el sitio no creía que él sería encontrado en Google, o incluso usa Trends de Google y lo demuestra.

El futuro cliente escucha los argumentos y decide aceptar los cambios propuestos, se hace contrato, abono y arrancó el trabajo.

Primera fase de brief, estructura, árbol de contenidos y allí Bautista le dice al ya cliente... "estos son los contenidos que nos debe enviar", "empezaremos con información de relleno, pero necesitamos noticias, buenos testimonios de pacientes, recomendaciones de higiene oral, tips del día, historias del doctor, fotos de todo el equipo y que papel desempeña dentro de la empresa, y le sumaba lo que eran los servicios del consultorio" pero vistos desde el ángulo del cliente, separandolos en servicios para menores de edad, adolescentes y adultos, igualmente se creó una categoría para las afecciones dentales organizadas por el tipo de solución ofrecida como si fueran preguntas (¿desea dientes blancos? ¿le duelen las muelas? ¿sangran sus encías? ¿su mordida no es buena? ) y a través de estos elementos se navegan a los servicios.

La cara de sorpresa del doctor y su asistente; quien sería la encargada de manejar el nuevo sitio, era una mezcla de sorpresa, desconcierto y un "juemadre, cuándo y quién escribirá todo eso".

El desenlace

El imaginado, Bautista montó todo el sitio, y pasó 1, 2, 5, 10 semanas después y el doctor y su asistente no habían terminado de escribir los contenidos planeados. ¿Acciones inmediatas? ¿Recortar el sitio?, ¿Pagar a un periodista para que escriba?

Odontólogo frustrado, asistente regañada, y Bautista no logra terminar el trabajo a gusto porque el sitio estaba planeado para contener más información.

Epílogo

¿La culpa es del tubo? ¿O de la vaca? ¿Del Odontólogo y su equipo? ¿O del guru que en una charla, conferencia o curso explicaba posicionamiento web y/o storytelling y/o web semántica, enseñaban a Bautista el valor del contenido útil ? ¿o la culpa fue de Bautista por optimista o exagerado?

...

Mi conclusión

Nos falta experiencia a todos, aparentemente no es difícil incluir en la propuesta web un periodista digital, ni tampoco es que la empresa involucre un "experto" para que escriba la información, tampoco parece difícil que los que hacemos web nos involucremos más en los procesos corporativos y hagamos más cambios de fondo que solo de presentación.

La respuesta de todo siempre será recursos, y pecar por optimistas haciendo más de lo que el cliente puede o pidió hacer, no es error cuando el norte está bien dirigido.

En cualquier caso creo que no estemos listos, seguiremos sitios insuficientes, y eso solo es malo cuando nos olvidamos que los espacios de comunicación y más los web siempre están en versión Beta.

¿Que opinan ustedes? ¿te has vuelto un Bautista alguna vez? ¿o has tenido clientes como el odontologo? ¿opciones y caminos?

Comentarios (1)

  • anon

    Entre otras cosas, se sugiere considerar en este tipo de casos un documento de alcance del proyecto donde quedarán claras las asignaciones de cliente-diseñador y unos entregables definidos, esto firmado como contrato. Alli se aclararían temas no tan obvios como supuestos, restricciones, condiciones de entrega, exclusiones(temas y actividades fuera de alcance). Adicionalmente el equipo del proyecto deberia incluir un recurso de perfil comunicador social que por medio de entrevistas y en la fase de levantamiento de información, redactara textos acordes con la filosofia y requerimientos del la compañía cliente. Esto obviamente se incluiria en el cronograma de trabajo con un tiempo estimado en horas. Al final será un proyecto de mayor calidad en cuanto a la satisfacción del cliente, asi como posibles soportes al sitio creado y futuros cliente por recomendación directa.

    Fernando Dupont
    Consultor en Proyectos

    Mar 27, 2014

Hacer un comentario